Educar es la satisfacción diaria de haber sembrado un granito más en el corazón y en la vida de cada uno de los niños, abrazando la profunda aventura de vivir en un mundo pleno de posibilidades y metas.